Subbética Cordobesa

Denominación del Grupo de Desarrollo Rural

ASOCIACIÓN GRUPO PARA EL DESARROLLO RURAL SUBBÉTICA CORDOBESA. (GDR SUBBÉTICA CORDOBESA)

Ámbito geográfico de actuación

Los municipios cordobeses de Almedinilla, Benamejí, Cabra, Carcabuey, Doña Mencía, Encinas Reales, Fuente Tojar, Iznájar, Lucena, Luque, Palenciana, Priego de Córdoba, Rute y Zuheros

Geodiversidad y patrimonio geológico

GEOPARQUE DE LAS SIERRAS SUBBÉTICAS.

La belleza del territorio, unido a los valores culturales de sus pueblos, hace de este espacio natural un núcleo especial dentro de Andalucía. La Cueva de los Murciélagos, con sus restos arqueológicos, nos indica los primeros pobladores de la zona en el período Neolítico. Desde entonces, asentamientos de diferentes culturas han dejado su huella en esta Sierra.

En el Parque Natural de las Sierras Subbéticas hay gran variedad de tipos de roca caliza, resultado de la larga y compleja historia geológica del Mar de Tethys. Los continuos ascensos y descensos del nivel del mar, el hundimiento de sus fondos a través de gigantescas fracturas, las variaciones en el clima, las erupciones volcánicas, los diferentes seres vivos que habitaron en cada momento, etc., dejaron su huella en los sedimentos, que posteriormente serían transformados en rocas conservando en su seno, durante decenas de millones de años, algunas trazas de la Historia Geológica de Andalucía.

El paisaje kárstico es uno de los elementos de valor didáctico y turístico y científico del Parque, donde están presentes prácticamente todas las formas asociadas a los procesos de disolución de las rocas carbonatadas, tanto superficiales; poljes, dolinas o lapiaces; como subterráneas

La estructura geológica es compleja:

  • grandes pliegues que determinan la orientación de los principales relieves montañosos
  • cabalgamientos que apilaron, unas sobre otras, las diferentes unidades que antaño se encontraban adyacentes en el mar.
  • fallas, que desplazaron y/o hundieron áreas del terreno, cortando y retocando las estructuras anteriores.

Entre los elementos tectónicos destaca el Frente de Cabalgamiento Subbético al norte del Geoparque, incluido en el Inventario de Georrecursos de Andalucía, donde el Subbético cabalga directamente sobre la Cuenca del Guadalquivir, estando ausente el Prebético por encontrarse bajo dicha cuenca.

La unidad de Gaena cabalga sobre la unidad de Cabra, quedando restos de la primera en la cima de numerosos cerros (isleos tectónicos), como el de la Cueva de los Murciélagos, el de Jarcas o el Picacho de Cabra.

La vegetación es típicamente mediterránea, aunque podemos diferenciar varias comunidades. Así, en ecosistemas forestales se diferencian: los encinares acompañados de peonías y tojos, majuelos, torvisco, matagallos... en las solanas y lugares más abiertos de la sierra, y el quejigal, que se localiza en las laderas de orientación norte con menos insolación y mayor humedad, acompañado de un matorral compuesto por durillo, coscoja, aladierno, zarzaparrilla, torvisco y madroño.

Al ser la sierra rica en roquedos y afloramientos calizos, la avifauna más característica son las rapaces destacando: el águila real, el buitre leonado y el halcón peregrino, cuya población es la más numerosa de toda la provincia. También se localizan el roquero solitario, el roquero rojo, el acentor alpino y el cuervo. Entre los mamíferos encontramos la garduña y la cabra montés.

La economía de la zona se basa en los aprovechamientos agrícolas y ganaderos. Gran importancia presenta la caza menor, ocupando un porcentaje importante de la superficie del terreno los cotos privados de caza.

La principal producción agrícola proviene del olivar. El almendro destaca por el auge de los productos gastronómicos navideños.

La cabaña de caprino es la más importante manejándose de manera extensiva aprovechando los pastos naturales de la sierra. El ganado ovino también se cría de forma extensiva.

Paleografía de la cuenca bética durante el cretácico

Las Sierras Subbéticas Cordobesas constituyen un representante excepcional para introducirnos en la geología del corazón de la Cordillera Bética: el dominio subbético de las Zonas Externas.

Situación

El relieve subbético se modela sobre abruptas sierras calizas y blandos valles con margas y materiales detríticos. Estas rocas se formaron a partir de sedimentos depositados desde hace unos 200 millones de años (al inicio del Jurásico) hasta hace unos 25 millones de años (hacia la mitad de la Era Terciaria), en un amplio mar que se extendía hacia el sur desde la costa ya emergida de la Meseta Ibérica. Los sedimentos detríticos llegaban a la cuenca marina arrastrados por los ríos, que erosionaban el viejo continente emergido. Las calizas se formaron a partir de fangos carbonatados, resultado de la acumulación de caparazones y esqueletos marinos en el fondo del mar. Los sedimentos comenzaron a ser comprimidos, deformados, fracturados y apilados en unidades tectónicas hasta emerger, en un lento proceso que comenzó hace 25 millones de años y continúa en la actualidad. El agua, la nieve y el viento terminan de modelar el paisaje. Todos estos cambios quedan grabados en las rocas, que se convierten así en un “diario” de la historia de la tierra.

El paisaje kárstico es uno de los elementos de valor didáctico y científico del Parque, con presencia de prácticamente todas las formas asociadas a los procesos de disolución de las rocas carbonatadas, tanto superficiales: Poljes como el de la Nava, las dolinas de Los Hoyones, o el espectacular lapiaz de los Lanchares, son algunas de las más significativas; como subterráneas, con más de 700 cavidades inventariadas entre las que destaca la “Cueva de los Murciélagos” de Zuheros. Verdadera joya desde el punto de vista arqueológico, está compuesta por varias salas en las cuales se pueden apreciar las bellas estalactitas y estalagmitas características de las grutas kársticas. Sin embargo, su importancia radica en las pinturas de sus paredes y en el yacimiento arqueológico con restos de sus primeros moradores.

Las Sierras Subbéticas Cordobesas constituyen, en el amplio espectro de Geodiversidad de los Espacios Protegidos de Andalucía, un representante excepcional para introducirnos en la geología del corazón de la Cordillera Bética: el dominio subbético de las Zonas Externas.

Las rocas del Geoparque, albergan una extraordinaria riqueza paleontológica, especialmente de un grupo de fósiles muy interesante, los ammonites. Este grupo de moluscos marinos ya extinguidos, parientes de los actuales cefalópodos, son de un gran interés paleontológico. Fueron especies de una amplia distribución geográfica en los mares de todo el planeta durante el Jurásico y Cretácico y, a su vez, evolucionaron en el tiempo muy rápidamente, dando como resultado una ingente cantidad de especies, de formas similares en conjunto aunque diferentes en detalle. Son por ello excelentes datadores del tiempo geológico (cada especie, o asociación de especies, representa un intervalo de tiempo geológico determinado) y muy buenos indicadores paleogeográficos y paleoambientales. El Geoparque es reconocido a nivel mundial como una de las zonas más interesantes para el estudio de la evolución de este grupo de fósiles y, con ello, de la propia evolución de la Cordillera Bética. Existen secuencias geológicas de máximo interés como la situada en el paraje de La Cañada del Hornillo, al oeste de Carcabuey. Próximo también a esta localidad existe un magnífico afloramiento donde se define la transición del Jurásico al Cretácico a nivel mundial. Un punto, por tanto, del máximo interés científico a escala planetaria.

Otros rasgos de interés geológico del Parque son los tectónicos. A un variado muestrario de elementos estructurales de interés, tales como pliegues y fallas, se une la visión espectacular del frente de cabalgamiento que a lo largo de todo el límite norte del Parque, pone en contacto a la Cordillera Bética con la Depresión del Guadalquivir.

El karst es además la zona de recarga de agua de un complejo mundo subterráneo, por donde circula, generando galerías, simas y cavidades, algunas con espectaculares formaciones de estalactitas y estalagmitas, como la Cueva de los Murciélagos de Zuheros, visitable, o la Sima de Cabra, ya mencionada por Cervantes en el Quijote. Los puntos de descarga de este gran embalse subterráneo generan manantiales de un gran valor socioeconómico e incluso antropológico (Fuente Alhama, Fuente del Río, Río de la Hoz o Nacimiento de Zambra).

Un elemento geológico singular y emblemático del Geoparque es el punto geodésico de la Ermita de la Virgen, situada en el Picacho de la Sierra de Cabra, paraje conocido como “el Balcón de Andalucía” por el espectacular escenario geográfico, geológico y paisajístico que abarca. Su panorámica alcanza a los tres grandes dominios geológicos de Andalucía (Sierra Morena, La Depresión del Guadalquivir y la Cordillera Bética). En 1926, durante el XIV Congreso Internacional de Geología, se promovió su declaración como “Sitio de Interés Natural”, y como tal fue declarada en 1927 por la entonces Junta Central de Parques Nacionales.

Este espacio natural está adherido a la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS).

 

PUNTOS DE INTERÉS GEOLÓGICO

1. Dolinas de Los Hoyones

2. Lapiaz de los Lanchares

3. Mirador geológico de la Ermita de la Virgen

4. Polje de la Nava

5. Cañón del río Bailón

6. Frente de cabalgamiento subbético

7. Cueva de los Murciélagos

8. Manantiales de Zagrilla

9. Serie estratigráfica de la Cañada del Hornillo

Contacto Subbética Cordobesa

ASOCIACIÓN GRUPO PARA EL DESARROLLO RURAL SUBBÉTICA CORDOBESA. (GDR SUBBÉTICA CORDOBESA)
C/ Aradillo, 4, 2ª planta
14940 Cabra [CORDOBA]
Tel. 957 529 271
Fax. 957 52 59 17
gruposubbetica@gruposubbetica.com
www.gruposubbetica.com

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para poder informarle sobre nuestros servicios, mejorar la navegación y conocer sus hábitos de navegación. Si acepta este aviso, continúa navegando o permanece en la web, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.