Cuenca Minera

1.- Denominación del Grupo de Desarrollo Rural

Grupo de Desarrollo Rural Cuenca Minera de Riotinto.

2.- Ámbito geográfico de actuación.

La Cuenca Minera de Riotinto en Huelva está situada en el Andévalo Onubense, a medio camino entre la Sierra y la Campiña. La comarca cuenta con una extensión de aproximadamente 640 km2, lo que supone casi el 6,5% de la extensión provincial, ocupa una posición de centralidad en el sistema vial de comunicaciones. Los municipios que la integran son Zalamea la Real, Berrocal, El Campillo, Minas de Riotinto, Nerva, Campofrío y La Granada de Riotinto, sumando entre todos ellos una población cercana a los 17.500 habitantes.

3.- Geodiversidad y patrimonio geológico

Esta zona, climatológicamente hablando, es de tipo mediterráneo con influencia atlántica, siendo transición entre los climas típicamente templados de latitudes medias, con influencia atlántica, y los subtropicales propios de latitudes inferiores. Se caracterizan desde el punto de vista termométrico por sus veranos secos y calurosos con temperaturas elevadas llegando a alcanzar hasta los 40,9º C de máximas; y por inviernos suaves con Tª medias de 18,7º C aproximadamente, aunque ocasionalmente puedan aparecer heladas fuertes (heladas de hasta –3,4º C de mínimas), de corta duración. Las precipitaciones escasas e irregulares se concentran en los meses de otoño y primavera, y oscilan entre los 450 y los 700 mm anuales de medias, con fuertes periodos de estíos y concentraciones puntuales, características específicas del clima mediterráneo; lo que provoca regularmente que se origine un déficit hídrico acentuado que condiciona la tipología y el desarrollo de una característica cubierta vegetal y de régimen hidrológico de fuertes crecidas y estiajes.

Biogeográficamente, la comarca potencialmente forma parte de la Durifructiceta o bosque esclerófilo mediterráneo, participando de algunas de sus potencialidades y características, con abundancia y dominancia de especies arbóreas como la encina, el alcornoque y todo su cortejo floral, y en etapas subseriales con dominio del monte bajo (cistáceas,  lentiscales, romeros, palmitos, tomillos, adelfas,….); aunque realmente el ecosistema que está ampliamente acomodado a este ambiente es la dehesa; aportando una enorme diversidad de recursos y ofreciendo aprovechamiento agrícola, ganadero, cinegético, apícola, turístico, forestal, etc. Como zona de sierra, se considera importante la reserva de especies animales (jabalí, ciervo, turón, montés, jineta, águila, etc) y vegetales (encina, alcornoque, quejigo, madroño, jara, brezo, etc).

Entre la fauna, se encuentran especies autóctonas como el ciervo, el jabalí, el hurón, el zorro, nutrias, meloncillo, jineta, liebres, conejos. Respecto a las Aves, destacar el águila real, culebrera y calzada, cigüeña negra, perdiz…

En el medio acuático hay, lucio, boga de río, cangrejo rojo, barbo, carpas,  y black-bass.

Desde el punto geo-morfológico, este espacio forma parte del gran sinclinal carbonífero de dirección NE-SO de alto contenido mineralógico con un claro dominio del sustrato Paleozoico y con preponderancia de pizarras y grauvacas del Carbonífero inferior y del Devónico, Sus afloramiento de carácter volcánico se manifiestan a modo de fisuras e incrustaciones (riolitas), lo que determina las características mineralizaciones masivas de sulfuros asociadas al complejo volcánico-sedimentario. Su naturaleza litológica queda dominada por la abundancia de areniscas, granitos, granodioritas, espelitas, vulcanitas... así como pizarras, cuarcitas y algunos afloramientos de rocas metamórficas irregularmente distribuidas.

Esta parte del Macizo Ibérico, corazón de lo que se ha dado en llamar la Faja Pirítica Penínsular,   dentro del dominio central de la Zona Sudportuguesa caraterizado por el afloramiento de rocas del Paleozoico Superior (Devónico-Carbonçífero), sufrió una evolución  paleogeográfica que estuvo marcada por episodios geológicos de sedimentación marina (fase preorogénica), y fases de orogenia marcadas por fragmentaciones y vulcanogénesis, que dieron lugar a unidades litoestratigráficas características, del tipo Grupo de Pizarras y cuarcitas; Complejo Volcanosedimentario con presencia de varios episodios ácidos y básicos origen de la presencia de importante  masas de sulfuros masivos; y por último el El Grupo Culm característico de una  fase sedimentaria postvolcánica. En definitiva un proceso evolutivo que dio lugar a una de las más importantes masas metalogenéticas y de concentración de sulfuros masivos del planeta cuya explotación a lo largo de los 5.000 años de historia del hombre en nuestra comarca ha dado lugar a  la aparición de un paisaje modelado y antropizado  de una belleza singular.

Desde el punto de vista medioambiental la Faja Pirítica Ibérica presenta una continuidad geológica que ha propiciado históricamente un desarrollo económico, social y cultural basado en la explotación de sus recursos metalíferos. Fue precisamente esta unidad geológica singular la causa de la explotación sistemática e insostenible de sus recursos naturales, lo que propició una demografía y economía fuertemente dependiente del sector minero, lo que otorgó el inconfundible elemento aglutinador que le confiere su unidad como comarcas.

Pero la mina está presente no sólo en el paisaje, sino también en el urbanismo de sus pueblos, en el calendario festivo, en su naturaleza…Toda la gama de colores que dibujan su paisaje nos recuerda que nos encontramos ante una de las zonas mineras más importantes del mundo.

Siendo de esta forma clara la diferenciación del paisaje de la Cuenca Minera en tres núcleos claramente característicos:

1. Un núcleo minero: caracterizado por una fuerte acción antrópica a lo largo de la historia y que ha dado lugar a un espacio especialmente degradado y alterado desde el punto de vista natural, lo más singular de la zona viene determinado por las mineralizaciones de sus subsuelos. El suelo es muy rico en yacimientos minerales, como cobre, plomo, carbón…, siendo prueba de ello las distintas explotaciones mineras que se han llevado a cabo en esta zona, destacando las de Riotinto, Peña del Hierro, del Castillo del Buitrón, El Tinto y Santa Rosa, hoy por hoy sin  ninguna actividad minera.

La explotación minera a gran escala ha provocado en el paisaje una imagen singular marcada por la belleza cromática de sus desoladas cortas escombreras con una extensa gama de tonos rojos, ocres, amarillos, morados y verde-azulados.

2. Una zona media, caracterizada por ser zona de transición y dominada por los cultivos de eucaliptos y las formaciones de pino piñonero.

3. Una última orla dominada por el paisaje del bosque mediterráneo característico, donde la dehesa como sistema productivo tradicional es dominante. El arbolado de la dehesa suele ser la encina encontrándose también el alcornoque y el acebuche. Está muy adaptado a suelos poco profundos y ácidos en áreas graníticas o pizarrosas, pudiéndose usar como fines ganaderos para porcinos y toro de lidia muy abundante en la zona, para la obtención de corcho y leña, con fines agrícolas, avícolas…

Transversal a estas unidades ambientales contamos con el Paisaje Protegido del Río Tinto, declarado como tal según el Decreto 558/2004 de 14 de Diciembre,  pertenece a la cuenca del Guadiana y es un enclave único en el mundo, tanto por su belleza cromática como por sus excepcionales condiciones ambientales, posee un color característico, y sus orillas, desprovistas casi por completo de vegetación debido a la acidez del medio, muestran las huellas de la actividad minera. Se trata de un enclave único en Europa, de tal suerte que la Agencia Espacial Norteamericana (NASA) ha elegido este privilegiado lugar para estudiar sus características medioambientales, muy próximas a las que se presumen en el planeta Marte. Sus aguas tienen una elevada concentración en sales ferruginosas, acoge una gran diversidad de microorganismos que se alimentan sólo de minerales y se adaptan a hábitat extremos.

Recientemente y según el Decreto 236/2005 de 25 de Octubre se ha declarado como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Sitio Histórico, la zona minera de Riotinto-Nerva, situada en los términos municipales onubenses de Minas de Riotinto, Nerva y El Campillo. El enclave, de 3.500 hectáreas de extensión, está integrado por distintos bienes arqueológicos, arquitectónicos, industriales y naturales que son testimonio de las diversas culturas y sociedades que han poblado este territorio y han explotado sus recursos mineros desde los albores de la historia. El nuevo patrimonio protegido se reparte entre las zonas de Zarandas-Naya, Filón Norte, Filón Sur, Peña de Hierro, Corta Atalaya y centros urbanos de Minas de Riotinto y Nerva, así como diversas áreas de yacimientos arqueológicos como el Dolmen de La Lancha o el asentamiento romano del Padre Caro, el hábitat de Tres Águilas o las Cistas de la Parrita, poblados como el Cerro del Moro o la Corta del Lago, necrópolis como La Dehesa o Marismillas, galerías de Corta Dehesa, Corta Salomón o Corta de Peña de Hierro.

 

Contacto Cuenca Minera

ASOCIACIÓN PARA EL DESARROLLO RURAL DE LA CUENCA  MINERA DE RIOTINTO.
CL Concha Espina, 1
21660. Minas de Riotinto. Huelva.
www.cuenca-minera.es
adr@cuenca-minera.com
Tfno. 959 591184
Fax.   959 591584

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para poder informarle sobre nuestros servicios, mejorar la navegación y conocer sus hábitos de navegación. Si acepta este aviso, continúa navegando o permanece en la web, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.